Terapias     ¿Quiénes somos?     Contacto  
Adolescentes

Si hay una edad a la que debemos prestar una especial atención, esa es, sin duda, la adolescencia, etapa de transición de la infancia a la edad adulta, donde se produce la ruptura con el mundo infantil. La adolescencia es un período de la vida en la que la confusión y el “caos” es el aspecto dominante. En ella se inician nuevas relaciones, por un lado con los padres, de aislamiento y de alejamiento de su familia y por otro con los iguales, de aproximación y búsqueda de compañía en el grupo. A los adolescentes les interesa ser alguien dentro del grupo, por su afán de pertenencia e integración. Además los cambios fisiológicos también tienen que integrarse en la vida de los adolescentes de manera que estos puedan adaptarse a su nueva imagen corporal. No se trata de una época fácil, ni para los propios adolescentes, ni para los padres y/o educadores.

No todos los adolescentes viven estos cambios de la misma manera, depende del entorno que tenga cada uno, de las experiencias personales vividas anteriormente, y de las características personales de cada joven. Durante esta etapa, aparecen unos “síntomas” considerados comunes, que se dan con mucha frecuencia, y que generalmente a pesar de generar malestar, desaparecen con el paso del tiempo. Son producto de la adquisición de malos hábitos o de una inmadurez en el adolescente completamente pasajera y por consiguiente propia de la edad y del aprendizaje. Es importante observar esos problemas como prevención de problemas futuros por ejemplo problemas de ingesta, problemas de conducta (en muchas ocasiones, cuando tu hijo da un simple portazo o un grito no supone nada, hasta que se convierte en una costumbre, un hábito cada vez más difícil de controlar. Se llega a una situación en que los padres se encuentran desorientados, y se pierde el control).

Objetivos
Las metas a alcanzar durante este período son:


  • Ir adaptándose a su nueva imagen corporal.
  • Ir definiendo su identidad a partir de nuevas experiencias y nuevos valores que van adquiriendo.
  • Integrarse socialmente a medida que se van independizando de sus antiguas relaciones familiares.
Ir adoptando poco a poco el papel de adultos no es tarea fácil. Para los adultos que les rodean, tampoco es fácil ya que son las relaciones familiares las que más sufren en esta época. Muchas veces, la búsqueda de independencia, de salir, de explorar, descubrir su identidad, de probar, entra en conflicto con las normas, límites y obligaciones que los padres les imponen; y ellos se rebelan. Es importante que los padres sepan mantener la calma, aprendan a no ponerse a la altura de los adolescentes en las discusiones y sean capaces de superar esta etapa con serenidad, aceptando los cambios que sus hijos van sufriendo.

La resolución de conflictos en la adolescencia suele ser exitosa casi siempre, aunque para ello se necesiten dosis muy grandes de paciencia por ambas partes. Pero no siempre lo consiguen solos y en ocasiones, necesitan orientación y apoyo y ayuda psicológica de un profesional tanto los padres como los hijos.

Los síntomas y nuestra respuesta

En Inicia Psicólogos Bilbao, partimos de este punto de vista, y en la terapia psicológica con adolescentes tratamos de enfocar la ayuda, no sólo en los problemas concretos con los que acude el adolescente, sino también como actúa el entorno social ante dicho problema (es decir, el comportamiento de los padres y otros adultos relevantes ante la conducta no deseada). En este sentido, se trataría de identificar los factores mantenedores de la problemática yendo dirigida la intervención, en unas ocasiones, hacia el trabajo directo con el menor “Psicología adolescencia”, y en otras, a la intervención con los padres, profesores u otros adultos relevantes que influyen en el comportamiento del adolescente.

Así mismo, entendemos que a la hora de diseñar un programa de terapia psicológica para el adolescente, debemos tener presente las particularidades de la familia, por lo que elaboramos programas personalizados, de acuerdo a las características de personalidad de todos sus miembros. Dirigimos por tanto nuestra intervención tanto al tratamiento de los síntomas causantes del problema, como al apoyo familiar, fomentando el bienestar emocional, las habilidades, mejorando las interacciones y disminuyendo las conductas indeseables o perjudiciales.

Algunos de los problemas con los que más frecuentemente nos encontramos en nuestro centro de Psicología en Bilbao entre la población adolescente son los siguientes:

  • Trastornos de ansiedad
  • Baja autoestima
  • Conductas adictivas y adicción a las nuevas tecnologías (TIC): internet, redes sociales, videojuegos, teléfono móvil
  • Acoso escolar (bullying) y acoso en las redes sociales (ciberbullying)
  • Alteraciones de comportamiento: ira, agresividad.
  • Problemas relaciones entre padres e hijos, problemas de comunicación padres-hijos.
  • Déficit de habilidades sociales: timidez, inseguridad, aislamiento social, dificultades para hacer amigos…
  • Fracaso y desinterés escolar
  • Depresión: irritable, triste, cambios en el estado de ánimo, bajo rendimiento académico, problemas de ingesta y sueño.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • TDAH (Trastorno por déficit de atención e hiperactividad)
  • Trastornos adaptativos: problemas para afrontar los cambios del ciclo vital, problemas surgidos tras una separación/divorcio, cambio del lugar de residencia…
  • Fobias